viernes, 25 de noviembre de 2016

MÁLAGA: ÁRABES Y ROMANOS


Tratándose de teatros romanos, pocos semblantes urbanos me gustan tanto como el de Málaga. Las gradas del teatro se acomodan en la falda de un cerrillo rematado por la impresionante alcazaba árabe, y se abren a la ciudad como si ésta fuese el escenario. Es un placer sentarse en la piedra antigua y ver la vida de la ciudad transcurriendo en la calle Alcazabilla y la Plaza de la Judería, como si la obra que se representara en el viejo teatro fuera la de la Historia, la de los siglos que pasan. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada