lunes, 8 de mayo de 2017

LAS COSAS QUE MERECEN LA PENA (LOS VIII ENCUENTROS LIBRIS)

Javi abriendo los Encuentros con Lucie, Farsalia y Calibán

Los VIII Encuentros Hislibris me dejan el buen sabor de boca de las cosas que merecen la pena, más aún cuando son tan poco frecuentes como este prolongado acto de amistad que ya tiene casi una década de vida. Quién iba a decirme la primera vez que me acerqué a esta comunidad de personajes virtuales con nombres enigmáticos y pluma afilada que terminaría por convertírseme en algo tan valioso. Pasan los años y ahí siguen muchos hislibreños de primera hora, capitaneados por Javi, mientras otros que un día guardaron silencio son reemplazados por savia nueva. 

He disfrutado mucho de todos ellos estos días. Estupendas las presentaciones en María Pandora, acogidos por Luismi y su equipo y por el lujo de los horizontes de Madrid desde Las Vistillas; allí conocimos a algunos de los autores del nuevo libro del concurso de relatos, y celebramos con Sandra (Lucie) y Juan Luis (Calibán), con Farsalia dándoles la alternativa, sus primeras novelas. Todos ellos hacen crecer lo que Lucie llamó la Generación Hislibris. Fue también un placer gozar de la hospitalidad de esa venerable institución que es la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, personalizada por Enrique Gracia Trinidad y Emilio Porta. Allí escuchamos a Rosalía (Mª José Galván), Lucie y Calibán hablarnos de cuentos y relatos, y tuve el honor de moderar un panel irrepetible sobe Dioses y hombres en la antigüedad grecorromana con Pilar González Serrano, Carlos García Gual, Javier Negrete y Fernando Lillo. Merezco eterno castigo por no haber grabado una sesión que nos dejó a todos encandilados. Después vino la memorable comida en el Círculo de Bellas Artes con nuestros ponentes de lujo y toda la tropa hislibreña. Y para rematar la faena, la visita a la Feria del Libro Antiguo y el paseíto por el Madrid primaveral.

En fin, una delicia. Ahora a seguir leyendo, escribiendo, editando, siguiendo los hilos del foro, manteniendo el contacto con los amigos, pensando en los encuentros del año que viene. Es decir, ahora a seguir hislibreando.

Lucie, Farsalia y Calibán presentando las novelas

Los hislibreños en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles

En el Círculo de Bellas Artes con nuestros ponentes rodeados de hislibreños (en primer plano Mr. Gado e Íñigo a la izquierda y Nausícaa, Javi y Sandra a la derecha)

La tropa hislibreña al completo en el CBA

Encuentro casual con Manu (Curistoria) en la Feria del Libro Antiguo
(Juanrío, Curistoria con su niña, Farsalia, Íñigo Montoya y su marido, Íñigo a secas, Javi y yo mismo)

Carmen, Delia y Akawi reponiendo fuerzas

Nuru y un servidor con Luismi y Bea, del María Pandora

Javi, Lucie y Juanrío iniciando la presentación del libro de relatos

Javi con Calibán y Ave, uno de nuestros autores noveles.

Javi y Nuru

Javi con Íñigo Montoya y Jaime

Javi rozando el éxtasis en la clausura y dando palmas para que le traigan otra cerveza

viernes, 28 de abril de 2017

DIOSES Y HOMBRES EN GRECIA Y ROMA, en los VIII ENCUENTROS HISLIBRIS en MADRID


Para quien no la conozca, diré que Hislibris es una comunidad de gente de bien enamorada de la literatura, la historia y la conversación (y la cerveza, todo sea dicho). Con el liderazgo de Javier Baonza y la creatividad de Sandra Delgado, un buen número de hislibreños inasequibles al desaliento hemos ido dando vida a este proyecto de foros virtuales, reseñas de libros, concursos de relatos y encuentros anuales por buena parte de la geografía española.

Este año, entre el 5 y el 7 de mayo, tendrán lugar los VIII Encuentros en Madrid, de acuerdo al programa que muestro más arriba. Como es costumbre, se trata de un conjunto de presentaciones de libros, encuentros con autores, muchas horas de conversación, visitas históricas o arqueológicas y mesas redondas sobre, como dice el lema de Hislibris, libros de Historia y libros con historia. Para asistir no hace falta más que presentarse allí con ganas de compartir puntos de vista.

En esta ocasión, me cabe el honor de moderar una mesa redonda con cuatro de las voces que más admiro sobre el mundo clásico: Pilar González Serrano, Carlos García Gual, Javier Negrete y Fernando Lillo. Hablaremos ni más ni menos que sobre "Dioses y hombres en la antigüedad grecorromana". Tendrá lugar el sábado 6 de mayo a las 12:50 horas en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles (Leganitos 10, 1º derecha). Previamente, de 12:00 a 12:40, celebraremos una mesa sobre "Historia y vigencia del cuento y el relato", a cargo de Mª José Galván, Sandra Parente y José Luis Gomar Hoyos.

Allí nos vemos.




viernes, 21 de abril de 2017

LOS ÍBEROS DE CORDUBA (Museo Arqueológico de Córdoba)


Los íberos de Córdoba son conocidos sobre todo por haber proporcionado nombre y población a la ciudad que Roma fundó junto a la suya, a orillas del Betis, y que habría de convertirse en la capital de una próspera provincia del mundo romano. Pero basta un rato en el Museo Arqueológico de Cordoba para comprobar que la huella íbera cordobesa, dejada por túrdulos, turdetanos y oretanos, es rica y fascinante. El león de Nueva Carteya valdría por sí solo una visita, y otro tanto la estela de Ategua, que sin ser propiamente íbera evoca los albores de la Edad del Hierro en el sur de la Península Ibérica de un modo excepcional.















lunes, 10 de abril de 2017

QUE LA TIERRA DE CÓRDOBA TE SEA LEVE, SERVILIA (Un paseo por la Corduba romana)


No sólo como sede califal de los Omeyas vivió Córdoba momentos de esplendor. Como capital de la provincia Bética de Hispania durante siglos, la Colonia Patricia Corduba se convirtió en un rincón del mundo tan impecablemente romano como para producir figuras tan célebres como la de Séneca, y comenzamos nuestro paseo yendo a encontarnos con su estatua de bronce, erguida sobre un pedestal junto a la puerta de Almodóvar, a la sombra de la muralla. Pero ningún testimonio de la genealogía romana de Córdoba es tan abrumador como el puente de piedra que salta sobre el Guadalquivir desde la torre de la Calahorra hasta la mezquita. Y ninguno tan sugerente como las columnas del templo del culto imperial que hacen guardia junto al ayuntamiento.

Con todo, nada nos conmovió tanto como el texto de la lápida funeraria de Servilia que se exhibe en el Museo Arqueológico de la ciudad:

Por un digno pudor es alabada con todos los nombres Servilia, que yace raptada por una muerte inmisericorde. Murió la dulce esposa, la madre cariñosa, la hija apreciada, la hermana querida distinguida por los bienes distinguidos del espíritu, protectora sagrada de su casa [...] Sus infelices padres lloran sus heridas, las mejillas de su hermano lloran este momento trágico.

Pienso en Servilia y me maravillo una vez más por el poder taumatúrgico de la palabra escrita, que permite que aquella mujer celebrada siga entre nosotros.

Que la tierra de Córdoba te sea leve, Servilia.

Sit tibi terra levis.











miércoles, 29 de marzo de 2017

LA QURTUBA CALIFAL DE LOS OMEYAS



A Córdoba es preciso acudir vestido de humildad. De lo contrario puede pasarse por alto que por dos veces fue una de las más formidables ciudades del Occidente mediterráneo. La más cercana en el tiempo fue la Qurtuba califal de los Omeyas, y es su aliento el que nos envuelve en el patio de los Naranjos antes de internarnos en el bosque de las 900 columnas. Estamos, como dice el tríptico para visitantes, en un paisaje de palmeras, naranjos, cipreses, olivos y cinamomos, de nostalgias helenísticas. Es la Qurtuba de Maimónides y Averroes e Ibn Arabi, cuyas voces escuchamos en la penumbra de la torre de la Calahorra, la de la convivencia hoy difícil de imaginar de las tres religiones. Después vendría la Inquisición como un símbolo de todas las intolerancias. Pero ahí sigue Córdoba, y es delicioso respirar la sal de sus callejas, sus patios, sus jardines, sus faroles.