martes, 27 de septiembre de 2016

EL GUERRERO IBÉRICO DE OSUNA


Una de mis piezas favoritas del Museo Arqueológico Nacional es el llamado guerrero de Osuna, tallado en un bloque de arenisca. Forma parte de un conjunto de tres sillares de esquina que debieron pertenecer a un monumento de heroización de un aristócrata. A pesar de ser ya probablemente de época romana, reproduce con minuciosidad el scutum, el casco, la falcata y el atuendo ibérico. Pocas representaciones permiten contemplar a un guerrero íbero con el realismo y la impresión de movimiento que produce este. Una auténtica joya que justifica, por sí sola, una visita al MAN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada