jueves, 23 de febrero de 2017

EL MUNDO LOW-COST Y LAS TERMAS DE DIOCLECIANO


Roma es un palimpsesto en que todo se superpone a lo anterior, todo se lee sobre, junto con y tomando como base lo anterior. Tras una entrada tan modesta, tan disimulada, uno no puede imaginar la grandiosidad y el esplendor que va a encontrar en el interior de la basílica de Santa María degli Angeli e degli Martiri, incrustada por Miguel Ángel en las termas de Diocleciano para conmemorar a los esclavos y cristianos que murieron en su construcción. En realidad lo que expresa este lugar en que se dan cita el genio del prodigioso arquitecto anónimo romano y el de Miguel Ángel es que en la Historia del hombre nada es nuevo y nada se pierde para siempre.

Pero de pie en el interior de la basílica, en lo que un día fue el caldarium de las termas, viendo estas alturas y perspectivas, esta grandeza no de la técnica arquitectónica sino del espíritu humano, uno se pregunta si en este mundo low-cost que estamos construyendo habrá algo que realmente merezca la pena conservar para el futuro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada