viernes, 24 de abril de 2015

"EL CÁLIZ DE MELQART" Premio Hislibris a la MEJOR NOVELA HISTÓRICA 2014 (Nota de Prensa)


El pasado fin de semana, en el transcurso de los Encuentros Hislibris celebrados en Murcia, El cáliz de Melqart fue galardonado con los premios a la Mejor Novela Histórica 2014 y Mejor Portada Histórica 2014. Que mi segunda novela, publicada por Evohé, una editorial excelente por su compromiso con la literatura pero de modesto tonelaje comercial, haya recibido este reconocimiento, me demuestra varias cosas. Primero, que la advocación a Melqart debe haber puesto en juego ignotas potencias sobrenaturales. Segundo, que cuando se materializa un sueño la felicidad es directamente proporcional a lo descabellado de aquel. Tercero, que Sandra Delgado es la mejor portadista e ilustradora histórica de que se tiene conocimiento por estas latitudes. Y, cuarto, que Hislibris es una comunidad maravillosa donde todo lo bueno es posible.

Vaya mi felicitación a toda la gente de Hislibris por lo meritorio que es haber llegado con la ilusión, el sentido del humor y la amistad intactos hasta su décimo aniversario. Ójala podamos hacer que esta gran familia voluntaria de amantes de la Historia y la palabra cumpla muchos aniversarios más. Y vaya mi gratitud a todos los que han tenido que ver con esta gran alegría que me he llevado: Javi Baonza, Sandra, Nausícaa (quien además recibió el premio en mi nombre), Íñigo (que lo presentó en nombre del jurado), Akawi (que organizó los Encuentros) y todos los demás.

Para quien quiera leer la genial crónica de los Encuentros:


Para terminar, como espero que disculpable concesión al mayor regocijo del autor, allá va la nota de prensa difundida por Ediciones Evohé:


 “El cáliz de Melqart” de Arturo Gonzalo Aizpiri ganadora de las categorías MEJOR NOVELA HISTÓRICA 2014 y MEJOR PORTADA 2014 en los VI Premios de Literatura Histórica Hislibris
“Muchos personajes, bien dibujados con sus motivaciones perfectamente creíbles (venganza, poder, lujuria...) en ubicaciones espaciales y temporales muy diferentes y bien descritas, en una serie de subtramas en las que se dosifican muy bien acción, reflexión, intrigas... Una novela de aventuras, sí, pero no solo eso. Me ha gustado mucho y la he disfrutado de principio a fin”, señalaba Ernesto Pérez Aparicio. “Me ha parecido un novelón en el más puro y clásico sentido. Una obra emocionante, algo difícil por la complejidad de la trama y el gran número de personajes activos. Pero eso no es desde luego una objeción, sino un elogio”, añadía Luis Villalón.

La obra se desarrolla en plena fundación de Cartago Nova. Tras la muerte de Amílcar Barca, su yerno Asdrúbal se pone al frente de la administración cartaginesa en Ispania. Con el apoyo del joven Aníbal logra importantes victorias diplomáticas y militares e inicia la construcción de una nueva capital: Qart Hadasht. Los éxitos de los Bárquidas despiertan el recelo de Roma y de sus rivales políticos en la propia Cartago, y parecen hacer inevitable el enfrentamiento con los pueblos íberos que se mantienen libres, en especial con los oretanos de Hélike, dirigidos por Orissón. Un suceso inesperado cambia súbitamente el tablero de juego. El legendario cáliz del dios Melqart, sobre el que se fundó el antiguo reino de Tartessos, regresa del pasado y desencadena un vendaval de rivalidad y ambición, de lealtades e intrigas, que precipita la lucha por el dominio de la península ibérica. El cáliz puede proporcionar la legitimidad para unificar a los pueblos íberos bajo una nueva dinastía. O acaso sirva, precisamente, para evitarlo. El destino de Ispania y el curso del enfrentamiento entre Roma y Cartago dependerán de ello.

Violeta Otín destacaba que “la recreación de algunos ambientes resulta realmente poética. Personajes de carne y hueso, algunos más arquetípicos que otros con su función que cumplir en la historia, secundarios atractivos, y una excelente recreación del momento histórico. Aparte de la extensa documentación que se huele pero no se exhibe de forma agobiante, no hay mentalidades que desentonen, ni formas de pensar extrañas. Los personajes actúan y se expresan de forma coherente, lo sobrenatural pende sobre la historia como debe ser de acuerdo al momento... La verdad es que me ha encantado”.

Tras el éxito de “El heredero de Tartessos” (3 ediciones y miles de ejemplares vendidos), este fresco de la península ibérica en los tiempos en los que Roma y Cartago luchaban por el dominio del Mediterráneo prosigue el fulgurante camino de Arturo Gonzalo Aizpiri (traductor, poeta y editor, aparte de novelista) y le confirma como una de las promesas más firmes del panorama literario español.

3 comentarios:

  1. Bravo Arturo. Un abrazo en la distancia y un honor y un disfrute haber leído tu novela, haberla reseñado y haber presentado tu premio en Murcia. Espero disfrutar de una larga sobremesa contigo un día muy lejano y hablar contigo de literatura, historia y libros. A lo mejor en septiembre se celebra un encuentro hislibreño en Madrid... ojalá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente quería decir en un día no muy lejano, claro.

      Eliminar
  2. Muchísimas gracias, Iñigo. Seria estupendo que prosperara la idea de ese encuentro en septiembre para poder tener la conversación pendiente. Hasta entonces, nos seguimos viendo en estos espacios digitales. Un abrazo.

    ResponderEliminar